GENTE NORMAL



SIPNOSIS
Marianne y Connell son compañeros de instituto pero no se cruzan palabra. Él es uno de los populares y ella, una chica solitaria que ha aprendido a mantenerse alejada del resto de la gente. Todos saben que ella vive en una mansión y que él es de origen humilde, pero lo que nadie imagina es que la madre de Connell limpia en casa de Marianne. Allí coinciden los dos cada tarde, hasta que un día, una conversación torpe dará comienzo a una relación que podría cambiar sus vidas. Gente normal es una historia de fascinación mutua, de amistad y de amor entre dos personas que no consiguen encontrarse, una reflexión sobre la dificultad de cambiar quienes somos. La segunda novela de Sally Rooney acompaña durante años a dos protagonistas magnéticos y complejos, dos jóvenes que llegamos a entender hasta en su contradicción más sonada y en sus más graves malentendidos. Esta es una historia agridulce que muestra como nos conforman el sexo y el poder, el deseo de herir y ser herido, de amar y ser amado. Nuestras relaciones son una conversación a lo largo del tiempo. Nuestros silencios, lo que las define.


SOBRE LA  AUTORA
Sally Rooney (County Mayo, Irlanda, 1991) estudió inglés en el Trinity College de Dublín y tiene un máster de literatura norteamericana. En la universidad, Rooney llegó a ser la ganadora de las ligas de debate y oratoria de ámbito europeo. Sus textos se han publicado en Granta, The New Yorker, The Dublin Review, Winter Pages y The Stinging Fly , revista a la que se incorporó como editora en 2017. Rooney fue elegida en 2017 por The Observer ( The Guardian) como uno de los talentos más prometedores del momento. Gente normal , su segunda novela, fue el libro más elogiado del año por la crítica del Reino Unido según The Bookseller, Y en 2018 obtuvo el premio a mejor novela irlandesa de 2018 y el Costa Book Award 2018


Sally Rooney, Lavoz de la generación que sobrevivió a la cirisi en Irlanda

Carlos Fresneda

Desde Castlebar, en el corazón católico y conservador de Irlanda, Sally Rooney vio venir eso que ahora llaman la "revolución silenciosa"... "Los cambios empezaron a gestarse en los años 90, con la pérdida de la autoridad moral de la iglesia por los escándalos sexuales. La sociedad iba ya por un camino, aunque los políticos tardaron en darse cuenta. El mundo tomó nota con los referendos del matrimonio gay y del aborto, pero lo cierto es que Irlanda era ya un país 'normal' y europeo como cualquier otro".

 A los 27 años, con dos novelas -Conversaciones entre amigos (Random House) y Normal People (finalista del Booker Prize 2018)- Sally Rooney se ha erigido en la voz de la nueva Irlanda, en la cresta de la ola de la así llamada generación post-crash, con autores como Claire Kilroy, Collin Barrett, Eimear McBride, Sara Baume o Lisa McInerney…De pronto hay una libertad para hablar que no teníamos antes, unida a una capacidad de autocrítica que no existían en la época del 'Tigre Celta'", asegura Rooney. "Mi generación ha sufrido los efectos y ha tenido que despertar. A todo esto se une esa sensación de grandes cambios que está en el aire y que se refleja en la ficción que se está escribiendo en los últimos años, está muy pegada a la realidad. Este es el país que yo reconozco y en el que me reconozco todos los días"…Otro hecho distintivo de la nueva generación literaria es que ninguno parece sentir la tentación de "buscar un escenario mayor", como en tiempos James Joyce u Oscar Wilde: "No es que Dublín me apasione de un modo especial, pero creo que tiene todo lo que se le puede pedir una gran ciudad, y más viniendo de un pueblo como Castlebar. Pude haber emigrado como tantos otros jóvenes de mi generación en mitad de la crisis, pero decidí quedarme y ahora estoy pagando las consecuencias... Los alquileres se han puesto aquí por las nubes"... La "educación" de Sally Rooney está más bien cimentada en la literatura americana, su especialidad a su paso por el Trinity College. Reconoce a Hemingway y Fitzgerald como tempranas influencias, y se confiesa admiradora de Henry James. Pese a que los magos del márketing le han colgado la vitola de "la Salinger de la generación Snapchat", no admite una querencia especial por el autor de El guardián entre el centeno. Aunque hay otro escritor norteamericano, más reciente, por quien siente una auténtica devoción,Ben Lerner. Lo leí mientras estaba escribiendo mi primer libro y me dio licencia para incorporar la teoría cultural y la crítica artística como algo de lo más natural en la novela". ..."Detesto las comillas", aclara Rooney. "Para mí las conversaciones son el hilo conductor de la historia, y no puedo "separarlas" del resto usando un artificio. No sé cómo escribiré dentro de unos años, pero sí puedo asegurar que no usaré comillas. Puedo verme, eso sí, usando cada vez formas menos convencionales". La incorporación de los "e-mails" como parte integrante del texto es otra de sus señas de identidad como escritora: "Pertenezco a la generación que creció con mensajes electrónicos, aunque a la gente más joven le parece ya un medio anticuado. La gente se comunica hoy en día de una manera muy distinta a hace diez o veinte años, y eso hay que plasmarlo en el papel si no quieres alejarte de la realidad que te rodea". "¿Quién dice que los millennials no leen libros?", se pregunta Sally Rooney, que con Normal People estuvo varias semanas en el top ten de Irlanda y del Reino Unido, impulsada por los lectores jóvenes que abarrotaron sus presentaciones. "Si lo piensas bien, los textos inundan nuestras vidas. La cultura es cada vez más visual, pero la gente escribe más que nunca. Por eso creo que la novela no morirá, porque es un género muy resiliente. En todo caso se transformará, como está ocurriendo con los relatos cortos…"Las dos novelas empezaron como relatos cortos que fueron creciendo", advierte la escritora irlandesa. "En ambos casos, la escritura comenzó como un "rapto" y después tomé cierta distancia para la edición final. Ahora me enfrento a mi tercera novela, y me está costando la estructura, y los personajes no me hablan con la misma claridad... Y encima el revuelo de fondo desde que figuré en la lista del Booker. Espero estar a la altura".


Sally Rooney, el amor en los tiempos de Instagram

Dos novelas clásicas han convertido a esta autora de 28 años en un fenómeno literario. ‘Gente normal’ es la más reciente


Aunque estén protagonizadas por veinteañeros del siglo XXI en un Dublín poscrisis, lo cierto es que las novelas de Rooney tienen algo bastante clásico, son historias de amor, en un tiempo en el que cunden la autoficción y las distopías. “La novela en la tradición anglosajona, francesa y rusa dramatiza preguntas sobre el amor y el matrimonio. Así nació y es un género especialmente bien construido para sostener este tipo de dramas. Hoy estas tramas no son las que predominan y no sé muy bien por qué”, reflexiona, y admite que como lectora la experiencia más potente que ha tenido ha sido sentirse arrastrada por las historias de amor de las grandes obras. “No es una respuesta boba, acrítica o superficial a la lectura, sino que es una parte muy importante de los libros de Jane Austen, Henry James o George Eliot”, apunta. “Como lector casi experimentas el amor por cercanía, te enamoras con esos personajes y quieres que acaben juntos. Es un deseo fascinante, porque quieres algo pero no para ti sino para unas personas que no existen”… Rooney explica que más allá de consideraciones o planteamientos políticos, como novelista a ella le interesan temas que son irresolubles. “Los asuntos de clase o género me interesan como persona, pero como escritora busco aquello que no tiene una respuesta sencillaLas reflexiones sobre el arte y la literatura están presentes en sus tramas pobladas por aspirantes a escritores o poetas performáticos. Marianne en Gente normal analiza a un joven de gusto exquisito que sin embargo carece de principios éticos. “Me identifico con esas preguntas, porque ¿qué sentido tiene el arte? No creo que tenga que ser moral pero me incomoda que no mejore nuestra ética”, responde. La aplicación de juicios morales a la vida de creadores y por extensión a su obra es un tema candente, ¿cuál es su postura? “Me hago esas preguntas, yo también creo cultura y no sabía que esto iba a pasar. No pensé: ‘Oh me voy a portar muy bien por si un día publico’. Y no es que sea un monstruo, simplemente estoy en la media. Me debato sobre si nuestras expectativas morales son diferentes para los artistas que para nuestros familiares, por ejemplo. ¿La responsabilidad es distinta? Encuentro consolador el ensayo de Roland Barthes sobre la muerte del autor. El creador en sí es irrelevante. Me interesan las conversaciones políticas sobre una obra no sobre el autor, no me interesa si está vivo o muerto, si ha sido buena o mala persona”...


El nuevo ‘boom’ de las letras irlandesas
El fenómeno Sally Rooney llega a España como avanzadilla de una nueva hornada de escritores que despuntan por su talento y su crudeza tras los estragos de la crisis

Hay una nueva generación de escritores recorriendo las calles de Dublín y no se parece a nada que la haya antecedido. Lo único que les une es que, por primera vez, no tienen que irse a ninguna parte para publicar. Si en los 90, Colm Tóibín y otros de su talla, como Roddy Doyle… Es algo que está ocurriendo en todas partes. Es un fenómeno global. A mayor concentración editorial, en poco tiempo, mayor atomización. Están surgiendo en todas partes, a raíz de la crisis, pequeñas editoriales que apuestan por autores sin miedo a que no funcionen, porque creen en ellos"Algo parecido ha ocurrido con Sally Rooney. Sally Rooney nació en 1991 y publicó su primera novela, Conversaciones entre amigos (Literatura Random House), en 2017. El libro es un poderoso 'coming of age' sentimental construido a partir del deseo femenino. Tal y como contaba la ganadora del Booker Anne Enright, la literatura irlandesa ha tenido que ver, históricamente, con romper todo tipo de silencios. Y el único que quedaba por romper era el de la mujer. Y ese silencio es el que ha roto la primera novela de Rooney... Rooney se suma así a las voces de las aún por traducir Belinda McKeon, Eimear McBride, Sara Baume, Claire Keegan y la ya en las filas de Alianza Lisa McInerney.

Una versión mejorada de nosotros mismos

Carlos Pardo


...Lo más interesante de 'Gente normal' es su estructura, concertada por su singular manejo del tiempo. El estilo es directo, sencillo, sin florituras, pero Rooney divide los cuatro años durante los que transcurre la acción en capítulos separados por distintos intervalos de tiempo, días, semanas o meses. El relato está sometido a una elipsis constante, que abisma no solo la vida de los protagonistas sino de la gente que los rodea. Esas elipsis existen para revertir los papeles de Marianne y Connell, para que no sepamos si siguen juntos o no, si volverán a verse o no, interrumpiendo su historia de amor como picos en un electrocardiograma. Sirven, también, para difuminar cada vez más las frustrantes experiencias que atraviesan en sus vidas paralelas, aproximando el foco, cerrando el diafragma sobre su predestinación, aislándolos en su deseo y su necesidad mutua, por mucho que la novela no acabe con un sacrificio romántico sino con una incógnita. Es el tiempo el que los ha separado, y seguirá haciéndolo, más allá ya de su condición social, de sus novios mediocres o abusivos, de su amor en acto o en potencia. Ambos habrán aprendido que nada importa tanto como entender que el tiempo, con sus saltos y sus caprichos juveniles, nos hará sabios, para bien y para mal.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ERES COMO ERES

CÁRDENO ADORNO

EL AMIGO